Return


"TOCAR LA TIERRA"
¿DE DONDE VIENE ESA MAGIA?

Esta simple pregunta es clave para entender la experiencia al aire libre. Es tan fundamental, y a la vez tan obvia, que su importancia pasa desapercibida por programas de educación tradicional, que se dedican principalmente a desarrollar habilidades para vivir una vida urbanizada de consumo intenso y creciente.

En una sola palabra, el contacto experiencial con la Tierra se diferencia por ser TRANSFORMATIVO. En efecto, es capaz de cambiar visiones, actitudes, valores y conductas de manera mucho más real y perceptible que cualquier actividad limitada solamente al aula. Si bien la teoria sirve de complemento a la experiencia, se ha demostrado siempre incapaz de transformar conductas. Prueba de ello son los crecientes desequilibrios ambientales a todo nivel hoy en día.

TRES RAICES

La experiencia al aire libre debe su poder transformativo a tres características.

Es integrativa : Los estímulos recibidos permiten que se conecten los dos lados del cerebro, ya que naturalmente se dirigen y afectan a ambos.

Es regenerativa : Re-establece comprensiones sobre principios naturales que la cultura de consumo expansivo ha ido olvidando progresivamente con el tiempo .

Es holística : Por el hecho de desarrollarse en espacios naturales, todos los estímulos, códigos y efectos obran de manera holística. La Naturaleza es el mejor ejemplo vivo de la interdependencia.

CONSECUENCIAS

Una consecuencia de lo anterior es que en la gran mayoría de los casos la experiencia educativa de tocar Tierra produce niveles de bienestar y comprensión tan profundas que resultan difíciles de explicar. Es frecuente que se manifiestan en expresiones tales como "Me cambió la vida".

Otro resultado es que se genera un sentido ampliado de espacio y tiempo, que llega con el tiempo a ser una sensación de identificación con todo lo que vive.

¿PORQUE?

Durante años me parecía que el contacto con la Tierra tenía que ser literalmente 'al aire libre'. Por eso nuestra escuela en la montaña se denominaba 'Centro de Educación al Aire Libre', CEAL. Vivir al aire libre, sin embargo, no es suficiente en sí. El deporte, recreación y turismo de aventura, por ejemplo, rara vez tocan niveles tan profundos del ser como lo hace el contacto experiencial con 'la Tierra' cuando ello es facilitado con intención educativa profesional. ¿Porqué? ¿Cuál es la diferencia?

La Tierra, de hecho, entendido como Naturaleza, naturalmente forma parte del ser humano. Al relacionarse directamente con ella la persona llega a niveles de autoconciencia ampliada, y por lo tanto su visión del mundo exterior se expande. De hecho, empieza a comprender lo ilusorio de la idea que somos seres separados de la Tierra. En el año 1999 adoptamos el nombre 'TocaTierra', como manera de dar a entender la vía por el cual se accede a esta conciencia más universal. Una vez adquirida, la persona la lleva puesta consigo misma, en permanente expansión, y guiarse por ella adonde sea que se desplace.

Esta comprensión fue fruto de muchos años de trabajo educativo al aire libre. La Tierra es – lejos – nuestro repositorio de información más confiable para vivir una vida en equilibrio. La razón es precisamente porque manifiesta los principios universales que gobiernan la vida y a la vez se reflejan y resuenan naturalmente al interior de cada persona, produciendo un equilibrio esencial. Por ello, al usar el término 'educación experiencial al aire libre', quiero hacer notar el contacto íntimo entre las facetas aparentemente 'externa' e 'interna' de una sola y misma Naturaleza. Cuando esa conexión se logra (sean las actividades facilitadas al aire libre o bajo techo), existe la potencialidad de transformar a la persona. Esta es la magia, el ingrediente esencial, de los programas en que participa TocaTierra. Por similares que pueden parecer a otros programas en apariencias se distinguen por sus resultados, y la profundidad de los niveles de comprensión y compromiso que despiertan en quienes los experimentan.

Return